sicak sohbet hatti ucuz sohbet hatti sex hatti ucuz sohbet hatti XNXX
1234 ...
32

Nuestro esperado viaje al sur

Esta es una discusin para el tema Nuestro esperado viaje al sur en el foro Anécdotas, experiencias y relatos de viajes realizados, bajo la categora Sobre viajes y viajeros; Ja Ja ja ja aj ja ja..... es el arma secreta natural para mantener la gente alejada de mi parcela. Por suerte no siempre calculo mal y estoy mas amable, con el termo lleno........Ja Ja ...
Pgina: 2


  1. #11
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Ja Ja ja ja aj ja ja..... es el arma secreta natural para mantener la gente alejada de mi parcela. Por suerte no siempre calculo mal y estoy mas amable, con el termo lleno........Ja Ja ja

  2. #12
    Forista Destacado
    Candelaria - Misiones
    1,829

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Oskar...
    Segureo que siempre llevás algún paquete de yerba de reserva
    y para mantener el termo lleno... viene "agua sucia" en tetrabrik... no se rompe, no hace ruido, ocupa menos espacio y se pueden camuflar entre las cajas de leche larga vida... ja ja ja

    Saludos.-
    No a Garab* - No a Corpus - No más represas en Misiones


  3. #13
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola acampantes, les dejo otra parte de nuestras vacaciones de c*mping inolvidables (espero que los recree un rato)

    El viaje.
    Me pasa que siempre que quiero descansar antes de un viaje largo, simplemente no puedo. Esta vez no fue la excepciòn, en buenahora porque los retoques de ùltimo momento me llevaron el tiempo que en vano hubiese intentado dormir. De cualquier forma estaba determinado hacer noche en Cipolletti o por la zona. Desde la hora en que deseaba llegar, hice la cuenta regresiva para calcular la hora de la partida, que fue a las 2.30 hs del dìa mièrcoles 16 de enero de 2013, tras los ùltimos preparativos.


    La valija de techo debìa ir desplazada hacia un lateral para dejar lugar a una tabla que iba sujeta a los soportes portaequipajes, la cual hacìa de piso para la carpa mas otros bultos que carecìan de rigidez, que de otra forma se hubiese bandeado y tocado el techo (no desaeble, para facilitar el paso de aire por debajo).
    Tuve la brillante idea de transitar la rp29 desde Brandsen hasta Ayacucho donde se toma la rp74, para empalmar finalmente la RN3; todo para desayunarnos un amanecer entre las vistosas sierras de Tandil. Pero sufrimos como en una fiesta, a “alguien” que nadie habìa invitado pero estaba allì: la niebla poseyò los bajos de la cuenca del Salado a lo largo de la ruta 29, asique tuve que peludear desde Belgrano casi el resto de la noche. Por oleadas se hacìa insoportable, pero cuando peor estaba, allì aflojaba dando respiro para poder marchar a mejor velocidad. Haber elegido ese camino nos valiò solo renegar porque la ruta 74 se encontraba en estado malogrado, si hasta con total descaro hay carteles de Vialidad que anuncian como si nada “ PRECAUCION: Pròx. 60 kms, ruta en mal estado”. Pareciera ser que uno no tiene derecho a circular dignamente por donde andan y rompen los camiones sin control ni balanzas; si bien por ignorancia elegì mal camino, me sirve para denunciar la burla que es para los contribuyentes el abandono de estratègicos trazados que se presumen buenos (es lo que hace parecer cuando se toma un mapa carretero y se lo ve coloreado en la referencia como bueno, uno tiene la fantasìa de tener muchas opciones una mejor que la otra y en realidad se trata de solo una presunciòn, de algo que se tiene que ver para creer). Para peor el amanecer fue nublado y no se apreciaba del todo la belleza de las sierras, entonces no tuvo sentido haber elegido ese camino para el olvido. En Benito Juarez agarramos la 3, en el cruce cargamos combustible, a partir de allì pasamos a mejor ruta. Con el andar en la temprana mañana nos dimos cuenta que ìbamos tras la huella de una tormenta, por indicios de agua encharcada y barro en caminos rurales, tal vez no fue tan malo el desvìo (pensè). Sobre el pucho est*bamos cerca de Bahìa Blanca, inentendible como siempre para citadinos como yo la continuaciòn hacia el sur del paìs, pero valièndonos para recargar combustible en el ACA (que es donde se comenta que es de buena calidad o por lo menos fresco) y aprovisionarnos de bebidas frìas para continuar viaje.

    El sol se hizo presente como a media mañana, para no irse por el resto del dìa. En la bifurcaciòn antigua de los “dos sures” (lagos y costa) encaramos por la RN22 y allì nom*s est* el control de sanidad de los alimentos que se ingresan al valle con revisiòn incluìda. Avanzamos en la primer patagonia cuya tranquera es Mèdanos, hasta llegar justo al mediodìa a Rìo Colorado, con planes de cargar nafta y almorzar. A la primera estaciòn de servicio la pasamos de largo por el tumulto de autos buscando combustible, en la segunda habìa una cola (calculada segùn el rato que estuvimos), de aproximadamente una hora. Esto sobre la ruta 22, allì resignados, vino un gaucho a avisarnos algo.

    -Hola maestro, adentro en el pueblo hay una estaciòn que tiene combustible y no hay nada de cola- me avivò.
    -¿Me est*s diciendo en serio?- inseguro dudè, y de su voluntariosa actitud tambièn.
    -Si, sì jefe. Venimos de ahì, una Petrobras pasando la vìa.
    -Gracias, gracias- me di cuenta que ninguna necesidad tendrìa el muchacho de gastarme una broma. De inmediato puse en marcha, y otro conductor que estaba observando el di*logo sospechò algo y me indagò sobre el mismo… me causò gracia la actitud de mezquinar la informaciòn fresca porque a decir verdad tardè en responder sin ganas de compartir la noticia. Nos dirigimos a la ciudad r*pidamente por el temor que se terminara el combustible, èramos varios a los que nos avisaron parece. Completamos el tanque, ahora con mayor tranquilidad buscamos algùn boliche para comer, encontramos “Como en la vìa” adonde nos atendieron r*pido y bien.

    Por experiencia de viajero en ruta, sè que si se deja pasar la hora lògica de la comida, luego en los bares, fondas, parrillas y boliches (de tener la suerte de conseguir algo abierto), si les queda algo, seguro ser* de lo peor. Asì que por m*s entusiasmo de viaje de querer avanzar, que es lo que inhibe el apetito, si uno se quiere sentar y que valga la pena la parada, hace falta respetar el horario de la comida. M*s aùn si se viaja con niños. Durante la comida volvì a reirme del incidente en la cola de la estaciòn de servicio, luego la corrida hacia el centro; reflexionaba sobre el cambio de comportamiento ante una presunta escasez, y còmo est*bamos todos viajando por el mismo rumbo en la misma situaciòn. Conclusiòn: debìamos alertarnos porque no serìa esa la ùnica vez que sucederìa, y eventualmente si empeorara debìamos tener un plan. Esta preocupaciòn se da yendo al destino, ya que uno calcula estipulando tanto paradas como alojamiento en una situaciòn positiva o normal; siendo que cuando uno se instala ya habiendo llegado, cuesta menos estirar la estadìa por razones insalvables como puede ser falta de combustible. Cuestiones de fuerza mayor no se pueden evitar, obligando al viajero a echar mano del ingenio y evitar el mal humor. Como ejemplos no descabellados: falta de combustible, corte de ruta por piquete, por creciente, por nevadas, por accidente, etc. Rìo Colorado fue el estreno de abrir la mente a situaciones no deseadas en un largo viaje, hacièndome a la idea de tal vez pasar uno o dos dìas en cualquier pueblo intermedio al destino. Acentuè la atenciòn en repostar combustible en cada oportunidad posible, tomar como vacìo el medio tanque, aire acondicionado mìnimo y velocidad moderada para disminuir el consumo. Acciòn y reacciòn: a nuevos problemas, nuevas mañas.
    A los pocos minutos de retomar la ruta pasamos por la moderna bifurcaciòn de los sures: el empalme de la RN251 que lleva m*s directo a San Antonio Oeste.


    En Rìo Colorado comimos bien por 50 pesos por persona, nosotros calculamos lo que comen nuestros hijos y pedimos cubiertos para compartir los platos porque algunos son abundantes. Somos seis pero consumimos 4 platos.

  4. #14
    jan
    Forista Distinguido
    2,169

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola Oskar, la verdad es que la niebla arruina más de un plan de viaje, y ni decir si uno quer*a disfrutar del paisaje. Cuando viajaba mucho haciendo la Gu*a del Acampante dos eran lugares complicados por ese tema: La zona de la cuenca del Salado en Bs. As. y de R*o Cuarto a Realicó por la 35. Pero bueno, llegaste a Bah*a Blanca y te olvidaste que aqu* vivo yo , pero bueno te perdono por esta vez.
    Sobre lo que cuentas del tema combustibles también es otro temón muchas veces. Recuerdoo que viniendo de San Juan (en tiempos del conflicto del campo) mi mujer desde casa llamaba por teléfono a las estaciones de servicio en la ruta y ped*a que me guardaran gas oil. Resultó efectivo ya que tanto en San Luis capital como en Mercedes (San Luis) logramos con mi hijo, que me acompañaba, resolver la recarga gracias a que la gente del interior (en este caso estacioneros) son generalmente buena madera.
    Cruzando la v*a en R*o Colorado, la estación de servicios en la que estuviste yo la he usado también. Si sigues por esa calle una 10 cuadras más al sur vive mi hijo mayor en un terrenito de 4 ha de mis consuegros. También en R*o Colorado trabaja mi hijo menor que es el director de planeamiento urbano en el municipio. Con Mary hemos comido también en el mismo restobar Como en la v*a. Dicho sea de paso, el Camping Municipal es una buena parada en viajes de sur a norte o viceversa.
    Un abrazo y te sigo en tu viaje, Jan

  5. #15
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola Jan, se me cruzò hacer un alto en Rìo Colorado y pensè en el c*mping de allì, pero pasa que siempre tengo un enviòn b*rbaro y me quedaba corto en la mitad del camino. Por otro lado de paso por Bahìa Blanca, siempre tuve en cuenta de tu afincamiento por esos pagos (me guiaba del dato del predio de Empleados de Comercio que mencionaron en un post, con respecto a una juntada de fin de semana). Editè el post y logrè que suba una foto rebelde, del ACA en Bahìa. Saludos.......Oskar

  6. #16
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola, sigo adelante con nuestro viaje. Puede resultar algo denso en palabras y pocas fotos por ahora, pero esperen que lleguemos (la verdad que ya llegamos, estuvimos y nos fuimos...ja ja).

    La 22. March*bamos hacia el pròximo descanso, que era hacer noche en algùn lugar del alto valle. Pasa siempre que al comenzar el viaje las distancias parecen insondables, pero resulta que el tiempo pasa y se van consumiendo. Como a quien le gusta aventurarse va viviendo en plenitud cada kilòmetro, ocurre que lo creìdo inalcanzable al principio pronto se ve superado.

    ¿A quièn no le ocurriò que le parece lejos la barrera del control zoofitosanitario y de golpe se ve tirando frutas, carne o fiambres, con la bronca de desprenderse de mercaderìa que cuesta plata? ¿O sorprenderse como nosotros (sin estar preparados) llegando adonde planeamos pasar la noche, boyando sin alojamiento definido?
    Pero antes de la sorpresa no tenìamos idea que èsta llegarìa… mientras, disfrut*bamos de andar con la magia de la expectativa de estar all*, en el destino final, y dej*bamos escapar las cuestiones del viaje. En definitiva creo que el recorrido es como soñar: puede ser lindo y solo muy pocos recordamos los sueños o por lo menos les prestamos atenciòn.

    Les propongo a todos los viajeros como ejercicio hacer la comparaciòn entre los sueños y los recorridos hasta el lugar de las vacaciones, ya que la vigilia corresponderìa al disfrute del lugar de destino propiamente dicho.

    Y vaya aquì lo que con tantas vueltas deseo hacer conocer: la ruta 22 fue parte de nuestro sueño, antes de despertar en el delicioso final que habìamos elegido. Extiendo saludos y felicitaciones a todos aquellos buenos soñadores que despiertan suavemente casi confundiendo ese estado con la plena conciencia, por saber disfrutar desde subirse al vehìculo en la partida hasta bajar en la llegada. Se nos conoce como amigos de las rutas. Ojo tampoco es para tom*rselo tan a pecho y andar durmièndose al volante…
    Nosotros.

    Nos resultò muy difìcil conseguir un mòvil que se adaptara a nuestras necesidades, pero al fin lo conseguimos y es por eso que “ella” (mi señora) no querìa dejar pasar un momento tan postergado. Me refiero a algo accesible para un par de trabajadores con cuatro crìas… es un relato para hacer con tiempo (como decìa un finado vecino: “tiempo sobra, lo que falta es vida”). La m*s pequeña y que encontrò todo hecho es Mumi, ella reclama que no tiene fotos de cuando era chiquita (lo que pasa es que no las tiene impresas, sino m*s que cualquiera pero todas digitales guardadas en memorias o CD). Da la casualidad que Mumi est* en la edad de enriquecerse con experiencias que no olvidar*: las primeras, y la excusa de llevarla de viaje es “fotografiarla en lugares lindos”. Le sigue Lachi, mi compañero de ir al baño en las estaciones de servicio, de los c*mpings, alojamientos o fondas, quien cuida a las chicas en mi ausencia, el hombrecito en entrenamiento que heredar* alguna vez la titularidad de una manada. Sigue Clarisa, la niñita entrada en adolescencia con capacidades distintas, por quien nos supercapacitamos todos, quien nos da la fuerza para tratar de ser “normales” y asì hacer cosas juntos que a otros parecerìan imposibles. Aquì venimos los pioneros, los conocedores de la primera època de campismo cuando nos era todo m*s f*cil: la niña es adolescente tirando a la mayorìa de edad, muy reservada y poco demostrativa en todo, pero compañera como colaboradora a veces a la fuerza; la excusa de las salidas en carpa es para aprovecharla mientras compartamos el mismo nido, ya que se encuentra pronta a volar. “Ella”, mi pareja hace ventiùn años, la que se echa la carga al hombro y no pregunta hasta cuando. De menor a mayor en cuanto a edad sigo yo, quien comanda y pone el ritmo a la milonga. Osamos cruzar enormes distancias logr*ndolo, es un orgullo reconocer que hasta los menores acompañan con la misma intensidad. Y vamos… tratando de multiplicar momentos felices, intentando estirar el tiempo de buenos recuerdos, capturando paisajes con los seis pares de ojos a la vez, de esta forma revivièndolos en im*genes 6D.

  7. #17
    Forista Destacado
    Candelaria - Misiones
    1,829

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola Oskar....
    Buen*simo tu comentario... lo de la barrera zoofitiosanitaria?... y si me pasó una vez, otra vez y otra y otra... Aprend* a comprar una pera, una manzana un tomate y medio kg de uvas, cantidad ingerible entre dos personas antes de pasar la barrera... ja ja.-

    Las fotos muy lindas, especialmente la postal de la familia... felicitaciones.-

    Saludos.-
    No a Garab* - No a Corpus - No más represas en Misiones


  8. #18
    jan
    Forista Distinguido
    2,169

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Querido Oskar y familia, conmovedor el relato por donde se lo mire...
    Me detengo es esta frase:
    "Sigue Clarisa, la niñita entrada en adolescencia con capacidades distintas, por quien nos supercapacitamos todos, quien nos da la fuerza para tratar de ser “normales” y asì hacer cosas juntos que a otros parecerìan imposibles"
    Yo me conmuevo porque mi hermana mayor, Rita, nació con un problema serio de cintura para abajo y siempre vivió en silla de ruedas. Mis padres con mucho sacrificio la llevaron a Dinamarca donde se crió en los términos que indicas: entre "normales" ya que all* se los trata en todos los ámbitos de esta forma. Al llevar una vida social "normal" resultó ser de toda la familia la que ha sido y es la persona más alegre, se casó con Hans (también con capacidades distintas) y tuvieron un hijo, Ole, que les ha dado la nieta que te muestro abajo.
    Por como llevan Uds. la familia los admiro y deseo la mejor de las vidas junto a su queridos hijos y mucho me alegro de haberlos conocido. Un saludo emotivo hoy, Jan



  9. #19
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Gracias Indio por tu comentario, y la idea de tanto palabrerìo es que afloren recuerdos y contar la parte que se nos va borrando, por eso me gratifica que otros se vean un poco identificados.
    Jan que hermosa la modelito, felicitaciones, y esos logros dificultosos son los mas apreciados. Muchas gracias. Oskar y flia

  10. #20
    Forista Frecuente
    Lisandro Olmos, La Plata
    348

    Re: Nuestro esperado viaje al sur

    Hola de nuevo, sigo insistiendo en contarles paso a paso como nos ha ido en "Nuestro esperado viaje al sur"

    El valle.
    Tocamos barrancas del rìo Negro en Choele Choel a las 15 hs, desde donde el camino se hace entretenido porque sigue por las curvas bajo las bardas. Si bien la distancia es poca, seguimos la estrategia de cargar nafta cada vez posible; desde aquì sì llegarìamos a Cipolletti, siendo que en el alto valle hay un rosario de localidades con amplia oferta. Los chicos se entretenìan nombrando los pueblos que pasamos que empiezan con “ch”: Choele Choel, Chimpay, Chelforò y Chichinales; en este ùltimo comienza una autovìa que continùa por partes en construcciòn hasta Neuquèn.

    Al llevar el arma secreta de la carpa, se me cruzò por la mente all* por la salida, hacer noche en un c*mping. Luchè con esta idea todo el rato que durò estar cerca del punto donde descansarìamos para seguir al dìa siguiente, hasta la decisiòn. Buscamos un c*mping especìfico pero no lo encontramos por haberlo planeado a las apuradas unas horas antes de partir y encima perdimos la anotaciòn (se trata del C*mping Costa Soleada, que no pudimos conocer). En una oficina de Informaciòn Turìstica en Gral. Roca, bajè a averiguar por alguno, pero se dio que unos turistas que estaban consultando por departamentos, preguntaron por el clima, especìficamente por la lectura que daba el guìa a los cùmulus nimbus que estaban estampados en el cielo bastante cercanos entre sì.
    -¿Qué le parece esas nubes por all*?- se inquietò el pasajero.
    -Y… se pueden armar tormentas de verano- respondiò el agente, y continuò –Ac* para los agricultores es “mala palabra”, pero de la nada a veces se forman tormentas de granizo.
    Esperando mi turno de consultar por el c*mping…: ¡chau c*mping con esas noticias!, ni gastè saliva y ahì nom*s peguè la media vuelta mientras el guìa liquidaba al viajero. Sumado a la fiaca que me daba por la vejez armar y desarmar por una noche, resolvì que la carpa serìa el plato fuerte una vez en zona de parques en la Cordillera, que no serìa acertado tal vez mojar el equipo. Deberìamos arrimarnos a Cipolletti donde es grande la cantidad de hoteles al paso.
    De una nòmina de la guìa empezamos a llamar y a visitar hoteles de paso, optando por el m*s conveniente entre todos. Decidimos Cipolletti antes que rìo Colorado porque esta localidad est* a un poco menos de la mitad de la distancia total, pero sabiendo quedarnos cortos allì, el otro tramo del viaje se prolongarìa innecesariamente (teniendo en cuenta el empuje que se tiene el primer dìa, m*s habiendo variaciones de paisajes desde la noche al amanecer y viajar toda la tarde); es decir que me tenìa confianza hasta Cipolletti, estirarnos hasta el final del camino era jugarse a llegar con poca energìa, arrancando cansados las vacaciones.

    Pues bien, arreglè con el conserje una cochera lindera, para no bajar todo lo del portaequipaje. En sì lo que me tenìa alerta era una inminente lluvia, y la cobertura defectuosa de la carpa mas otro equipaje que quedaba fuera de la valija de techo que es estanca. Apenas aterrizamos bajamos lo necesario para la noche, comencè a buscar ferreterìas y lugares donde comprar nylon para envolver que no se mojara, pero sin èxito.
    Aprovechamos un lugar fuera de lo comùn para salir a conocer luego de instalarnos, luego caminamos por el centro en busca de un lugar para cenar.

    Volvimos por donde habìamos empezado, teniendo lo mejor m*s cerca de lo creìdo: pizzas caseras en pleno centro cerca del hotel, observando el movimiento nocturno panor*micamente, sentados en la vereda, luego rematados nos acomodamos en las habitaciones hasta el otro dìa.

    Temprano continuè la bùsqueda de algo para cubrir la carpa, con poca suerte. En fin resolvì que debìa preocuparme por llegar a destino en tiempo, antes que tardar por algo que si bien parecìa necesario, no estaba declarado que fuese excluyente para seguir camino.
    No fuimos los primeros (sì para mi poca experiencia por aquì) en planear descanso allì antes de aventurarnos hacia la Cordillera, porque vimos varias familias contratando por una sola noche de descanso; porque los precios de alojamiento eran idènticos por m*s que se explorara… Y bueno, me conformaba por ser igual que los dem*s. Por lo menos aterrizarìamos al dìa siguiente segùn los planes, en una hora benigna en algùn c*mping que solo yo sabìa.

    Gracias a los que leen, y para uds, paciencia que ya vendr* lo mejorcito
    Saludos........................Oskar


1234 ...

  •