Capítulo 3: La planificación del viaje

Capítulo 3: La planificación del viaje

Existen varios puntos básicos que pueden considerarse como ítems a tener en cuenta al momento de hacerlo. Una adecuada reflexión considerando y charlando comunitariamente sobre todos ellos hará que la experiencia tenga mayores posibilidades de éxito, y ayudará a evitar situaciones imprevistas.

Los deseos y expectativas

Es muy importante considerar los deseos y expectativas de TODOS los miembros del grupo en cuanto a lugar, actividades, paseos, etc. Si todos participarán de la aventura, es justo que todos decidan sobre la experiencia que van a vivir. Muchas veces los más pequeños son dejados de lado en este aspecto, pero hay que tenerlos en cuenta también, ya que ellos son "parte del equipo" y muchas veces sus impresiones u opiniones pueden llegar a sorprender.

La información

Es importante informarse sobre diferentes opciones, lo que ayudará a elegir correctamente y a economizar nuestro dinero. Esto se puede lograr consultando material como La Guía del Acampante, o las oficinas de turismo de las localidades, ya que muchos campings ofrecen instalaciones para deportes y recreación.

Las posibilidades

Cuando se planifica una actividad, siempre hay que reflexionar seriamente sobre las posibilidades de llevarla a cabo. Esto no solamente está referido a las posibilidades económicas, sinó también a las físicas y mentales. El límite entre una gran aventura y una desagradable experiencia es muy delgado si no hay una reflexión adecuada. Si no se busca que el viaje se transforme en algo para olvidar más que para recordar, hay que tener en cuenta muchos factores, como la capacidad de los miembros de la familia o del grupo para realizar las actividades propuestas, las posibilidades de afrontar los costos, etc. etc.

El transporte y el alojamiento.

Hay que definir el tipo de alojamiento y de transporte, ya que de ellos también deben considerarse si se quiere realizar una planificación acertada. A la hora de disfrutar, todas las opciones son válidas: albergues, bungalow, carpas, motorhomes, tanto como trenes, autos, bicicletas, colectivos y el tradicional "dedo".

El itinerario

Realizar un itinerario ayuda a ordenar los días, así como a reservar pasajes y a acomodar los horarios. Conviene recordar que muchos lugares y transportes requieren reservar con anticipación. Si se viaja en auto, es fundamental contar con todo el equipo en regla y el vehículo en condiciones, ya que en él viaja nuestra carga más preciada: la familia o los amigos.

La actividades

Cada región ofrece muchas actividades que se pueden realizar con un poco de ingenio y sin gastar mucho dinero: cabalgatas, caminatas, bicicleteadas, balseadas, pesca, escaladas o trekkings, actividades ecológicas, visitas a sitios arqueológicos e históricos, etc. Con algo de imaginación unas sencillas vacaciones en familia o con amigos se pueden volver una actividad muy divertida y formativa. He aquí algunas sugerencias, sobre todo para entretener a los más chicos: una escondida nocturna o una "caza a un fugitivo". Algún juego de exploración o rastreo, tipo "búsqueda del tesoro" ayudará a poner en práctica las habilidades de observación. Realizar alguna construcción o refugio con materiales naturales o improvisar implementos para pescar, como arpones o redes, son toda una aventura para los más pequeños.

NUNCA deben realizarse actividades sin la preparación física, el equipo necesario y los permisos correspondientes. Tenga en cuenta que muchas veces sus posibilidades físicas no son las mismas que las de sus hijos. Si hay que contratar algún servicio, conviene elegir gente que brinde confianza y experiencia, aunque signifique gastar un poco más. Muchas actividades requieren permisos que deben tramitarse con anticipación: permisos de pesca, de ascenso, etc. Siempre es conveniente avisar a alguien (encargado del camping, guardaparque, algún otro acampante, etc) si se sale de excursión, sobre todo si se realiza en soledad, indicando una probable hora de regreso. Siempre hay que llevar una identificación y algunos elementos, como una navaja, un poco de agua y algunos chocolates o frutas, y si es posible alguna forma de comunicación (una radio VHF, un teléfono celular o un simple silbato).

Una buena costumbre es informarse sobre los teléfonos y las direcciones de dependencias como policía, bomberos, guardaparques, hospitales o salas médicas, puestos de Gendarmería Nacional, etc. Hay muchas zonas que no utilizan teléfonos sinó equipos de VHF. También es bueno conocer las frecuencias de las repetidoras y los radioaficionados además de las de los organismos mencionados.

Anunciá en ACAMPANTE.com