Capítulo 4: El equipo

Capítulo 4: El equipo

Qué y como comprar:

Gran parte del equipo y la indumentaria está a mano en nuestras propias casas, y no es necesario gastar mucho dinero si se usa el ingenio. Todo el equipo debe ser acorde a nuestra salida. Todo el equipo que nos acompañe en nuestras excursiones debe ser de buena calidad, ya que estará sometido a un trato riguroso: golpes, raspaduras, cargas excesivas, etc. Lo mejor es ir a los negocios y sacarse todas las dudas; recorrer, informarse y preguntar. Los productos económicos no son los más recomendables, ya que en cualquier momento nos "dejan a pata". Sin embargo, los elementos de calidad no siempre son los más caros. Si el viaje es con amigos, una buena opción es adquirir el equipo de uso común (marmitas, calentadores, etc.) entre varios.

a) La indumentaria:

La vestimenta que utilicemos en nuestras salidas a la naturaleza debe brindarnos por lo menos tres ventajas: seguridad, confort y confianza. Debe, sobre todo, adaptarse al tipo de clima y lugar en el cual nos moveremos. Al momento de elegir la ropa que llevaremos hay que pensar que es más efectivo abrigarse por "capas". Varias capas finas mantienen mejor la temperatura corporal que una gruesa. Si el clima es cálido, puede mantener su temperatura por aireación, si es frío, por aislamiento.

Algunos ejemplos de vestimenta por capas:

Temperaturas polares
Capa interior Camiseta y calzoncillos largos de polipropileno o poliéster, guantes, medias de lana o sintético.
Capa intermedia Chaleco de lana o polar fino, buzo de lana o polar (200 mu o más) que cubra el cuello, chaleco de duvet, pantalón de polar o sintético, mitones, gorro
Capa exterior Campera o anorak impermeable (con o sin abrigo), polainas. Cubre pantalones, cubre guantes, botas impermeables.
Temperaturas muy cálidas
Capa interior Remera o camiseta de algodón, ropa interior común, medias
Capa intermedia Camisa de manga larga de algodón ligera, pantalón largo ligero y amplio
Capa exterior Chaqueta ligera con ventilaciones, gorro para el sol, calzado fuerte

Las fibras sintéticas (polar, polipropileno, poliéster, etc.) y la lana abrigan aún mojadas y se secan más rápido que el algodón. La ropa holgada de color claro es más fresca si debemos soportar mucho calor. Hay que prever mudas de ropa en actividades que hagan transpirar a fin de mantener el cuerpo seco y evitar enfermedades. Un gorro o sombrero es indispensable, ya que la pérdida de calor o la posibilidad de insolación son muy grandes cuando se pasa mucho tiempo al aire libre.

El calzado debe ser fuerte y cómodo, y adaptarse a la actividad que realizaremos. Siempre debe usarse con medias para caminatas, ya que así se evitan hongos y ampollas. Los zapatos de trekking son actualmente una buena variable a los pesados borceguíes de antaño, pero deben tratarse con más cuidado: limpiarse de barro y limo, no secarse al fuego, etc.

Mantenerse seco: Esto es fundamental para prevenir la pérdida de calor y algunas enfermedades. En condiciones extremas, puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Siempre hay que contar con prendas impermeables de buena calidad: campera o anorak, cubre pantalones, botas o zapatos, inclusive cubre guantes y polainas. Pero la confección debe ser en lo posible con materiales transpirables o al menos tener ventilaciones protegidas ya que de otra manera nos mojaremos con la condensación de nuestro sudor. Si el clima no es muy frío y lo sorprende la lluvia sin un impermeable, quítese cuanta ropa sea posible y trate de mantenerla seca, ya que una vez mojada no servirá de abrigo por mucho tiempo. Al parar la lluvia quítese la ropa mojada y vista la seca. Así su cuerpo recuperará calor rápidamente.

b) La mochila

Salidas cortas (uno o dos días) sin necesidad de equipo: mochilas entre 40 y 55 lts.

Excursiones de entre dos y seis días, con equipo moderado: mochilas entre 55 y 75 lts.

Excursiones prolongadas, de más de cinco o seis días: mochilas de más de 75 lts.

Es fundamental regular la mochila al tamaño y estructura del cuerpo para evitar dolores y lesiones. En los ascensos, los objetos más pesados deben ir en la parte superior de la mochila y esta debe llevarse más "alta" en la espalda. En los descensos a la inversa. Los objetos de uso primario (cortaplumas, brújulas, botiquín, papel higiénico, mapas, etc.) siempre deben estar al alcance de la mano, en los bolsillos o la tapa. Todos los elementos deben ir ADENTRO de la mochila, protegidos dentro de bolsas de nylon (especialmente la bolsa de dormir) ya que las mochilas no son 100% impermeables. Tampoco lo son los cubre mochilas, pero la protegen del polvo, la suciedad y las raspaduras.

Una vez armada, regular todas las correas de acuerdo a la estructura del cuerpo. El peso debe ser parejo en ambos hombros y sobre la cintura, y las correas no apretar excesivamente. Antes de cada salida, revisar el estado de los broches y costuras para prevenir roturas.

c) La bolsa de dormir

Es fundamental contar con una buena bolsa de dormir, ya que es durmiendo como descansamos nuestro cuerpo. Existen básicamente dos modelos de bolsas de dormir en cuanto a su forma: las rectangulares, que son más cómodas para quienes no están acostumbrados, y las tipo "sarcófago", que son más abrigadas ya que se ciñen más al cuerpo.

Hay que tener en cuenta las especificaciones técnicas antes de adquirir una bolsa de dormir, y tener presente que las temperaturas extremas informadas posiblemente no sean ciertas. Son mejores los sacos fabricados con dos "tabiques" de relleno que con sólo uno. Para muy bajas temperaturas, lo mejor sigue siendo el tradicional duvet, la pluma de ganso, que es de mayor calidad si es del pecho del animal.Las bolsas de dormir deben ventilarse luego de usarse. Nunca deben mojarse ya que tardan mucho en secar. Conviene fabricar con una tela ligera un saco interior copiando su forma, tipo sábana, ya que meter éste en el lavarropas es mucho más rápido y económico que enviar la bolsa a una tintorería.

Una colchoneta aislante bajo la bolsa de dormir es de gran ayuda. Reduce la dureza del piso y sobre todo evita la humedad y la pérdida de calor. Están confeccionadas con derivados del plástico o la goma, y su calidad depende de su material y de qué tan compactas o porosas sean. Son muy económicas, y por sus beneficios se han vuelto indispensables en el equipo de todo acampante.

c) La carpa

Las carpas pueden ser de dos tipos: las tradicionales canadienses y las tipo "iglú", más livianas pero no tan resistentes. La carpa es nuestro hogar durante el viaje, por lo que su comodidad y calidad son esenciales. Hoy en día las mejores carpas vienen con forma de "iglú", pero no por ser un "iglú" una carpa es de buena calidad.

Cuanto mayor es el número de varillas, mayor es su estabilidad y resistencia al viento. Pueden conseguirse carpas iglú tipo estructurales, muy adecuadas para una familia ya que están divididas en varias partes: una zona de uso común y uno o dos dormitorios.

Para evitar mojaduras durante la lluvia, el sobretecho debe llegar hasta el zócalo, y no solo cubrir la parte superior de la carpa. El material debe ser resistente e impermeable, y su sistema de ventilación adecuado para evitar la humedad por condensación en el interior. Al elegir una carpa, debemos meditar seriamente sobre su uso, y, como consejo, gastar un poco más a fin de evitar sobresaltos desagradables que puedan arruinar nuestro viaje. Si es posible, debe tener algún tipo de alero para almacenar el equipo o cocinar los días lluviosos.

d) El equipo complementario:

Los calentadores: Si lo trasladaremos en auto, lo más económico para cocinar es una simple garrafa. Si debemos cargarlo en la mochila, los calentadores de cartucho de gas cambiable son muy apropiados, aunque reemplazar las cargas es un poco costoso, ya que el cartucho sólo dura cuatro o cinco comidas.

Si además lo usaremos a muy bajas temperaturas, donde el gas pierde presión, hay dos opciones: utilizar cartuchos cuyo combustible es una mezcla de propano y butano, o un calentador de combustible líquido y bomba de presión, aunque son un poco costosos, su poder calórico es mayor y su rellenado mucho más económico. Además, existen latas de combustible sólido, pero no tienen un gran poder calórico. SIEMPRE debemos probar el correcto funcionamiento de los artefactos de gas o combustible antes de salir.

Los elementos de cocina: Las marmitas pueden comprarse o fabricarse con varias ollas dadas de baja en la cocina de casa. Por ser elementos metálicos, conviene que sean de aluminio, ya que de otros tipos son más pesadas para cargar. Debe calcularse un calentador y una olla de dos litros cada tres personas (o similar en proporción). Una buena batería puede armarse con los siguientes elementos: Una olla de 2 lts. o más, una olla pequeña o un hervidor (ambas con tapa), una sartén,una pava y una espumadera.

Si es posible también un colador.

El equipo de rancho personal también puede confeccionarse con elementos de nuestra propia casa: un plato hondo, un jarro grande, cubiertos y algún viejo repasador. Conviene que el plato y el jarro sean plásticos, ya que si son metálicos pueden ocasionar quemaduras al tomar contacto con los alimentos o líquidos calientes, especialmente los jarros, que se llevan a la boca.

Las linternas y faroles: Los más comunes son los tipo "sol de noche", alimentados con una garrafa común. También hay cabezas de farol para usar con cartuchos intercambiables. Otra opción son los faroles de combustible, pero son un poco riesgosos si no se tratan con cuidado. Además, hay faroles con baterías recargables y a pilas, pero generalmente funcionan con muchas pilas, lo que hace que no sean muy económicos. Siempre debe protegerse el vidrio de los faroles y llevar camisas y pilas para linterna de repuesto. Actualmente se ha generalizado el uso de las linternas frontales similares a las de minero, que se ajustan a la cabeza con correas elásticas.

Tienen la ventaja de dejar los brazos libres para otras actividades. Siempre es preferible que una linterna sea resistente al agua.

Las herramientas: Si se viaja en auto, es indispensable contar con herramientas, ya que ante cualquier desperfecto estaremos mejor preparados para solucionarlo. Pero aunque no se viaje en auto, siempre son necesarias algunas herramientas. Todo grupo de acampantes debería contar por lo menos en su equipo básico con: una navaja multiuso, un hacha de mano, una pinza pequeña, una pala de campamento, un machete si el terreno lo requiere; y todo otro tipo de herramienta necesaria para alguna actividad especial que tenga prevista. Todas la herramientas con filo deben transportarse protegidas para evitar accidentes y mantenerse en buen estado. No haga mal uso de sus herramientas, ya que puede lastimarse, y si se dañan no podrá reemplazarlas fácilmente.

Los útiles de aseo personal: Mantener la higiene personal además de agradable es necesario para evitar las complicaciones mencionadas en el Capítulo 9. Un kit de aseo normal consta de una toalla, un jabón, shampoo, desodorante, talco, algunas hojitas de afeitar si son necesarias, un peine, cepillo y pasta de dientes y un pequeño espejo, que puede compartirse.

Los accesorios infaltables: hay otro tipo de accesorios que pueden resultar de gran utilidad en la vida en la naturaleza: aunque no se prevean actividades con sogas, siempre es más seguro llevar una, que debe tener por lo menos diez milímetros de diámetro y un largo aproximado al número del grupo multiplicado por cinco. Si nos moveremos por espacios no urbanizados, siempre hay que llevar por lo menos una brújula y adiestrarse en su manejo (ver Capítulo 7 "Técnicas de exploración").

También es imprescindible llevar una cantimplora o botella para el agua. Se consiguen de muchos tipos y adecuadas a cada actividad. Las hay de plástico, de metal y hasta de lona impermeable (tipo "camel bag"). A veces no es necesario comprarla, ya que una vieja botella de gaseosa puede servir. Su capacidad debe ser de dos litros como mínimo y hay que llevar una por persona.

Otros accesorios son alguna cuerda fina (5 ó 6 mm), para improvisar un tendal o alguna construcción, etc.; unos broches para la ropa un trozo de alambre, bolsas plásticas, alfileres de gancho, elementos de costura, lápiz y papel, cinta adhesiva, un termo irrompible, un alargue para la electricidad, un trozo grande de nylon como para improvisar un alero, una esponjita para lavar, un pequeño espejo, un reloj con alarma (para no perder trenes o colectivos), algunas pastillas de alcohol sólido (para encender fuego), etc.

Anunciá en ACAMPANTE.com