Capítulo 6: La comida y la cocina

Capítulo 6: La comida y la cocina

No sólo en un campamento sino a lo largo de toda la vida es fundamental tener una dieta sana y variada que aporte al cuerpo todos lo que este necesita para desarrollarse y actuar normalmente. Una dieta sana previene enfermedades, el agotamiento y hasta accidentes, como los ocurridos por somnolencia o falta de atención.

Los minerales: se encuentran en varios alimentos. El cuerpo obtiene hierro -fundamental para evitar la anemia- de las carnes y la manzana; el potasio de la banana y el fósforo del pescado.

La fibra: equilibra el funcionamiento del intestino y la masa muscular, se obtiene de las frutas y las verduras de hoja.

Las grasas: al contrario de lo que creen muchos, no son enemigas del organismo, e incluso son necesarias en la dieta. Contribuyen a reparar las células del cuerpo, a la humectación de la piel y el cabello, son fuente de energía, etc. Pero hay que considerar que requieren mucha agua para su digestión, por lo que deben consumirse con moderación si ésta es escasa. Las grasas se encuentran en las frutas secas, los chocolates, los aceites y los lácteos.

Las vitaminas: estimulan la transformación de la energía y el crecimiento de las células corporales. Las frutas frescas son una gran fuente de vitamina.

Las proteínas: son imprescindibles en la formación de tejidos, y aportan los aminoácidos que nuestro cuerpo no posee. Son fuentes de proteínas la carne, el huevo, la leche, el pescado y algunos vegetales, como la soja.

Los hidratos de carbono: están presentes en las pastas y los panificados, se encuentran en forma de azúcares o almidones, y son necesarios para la transformación de la glucosa (el combustible de nuestros músculos) en energía.

La cocina

De acuerdo a las actividades y a la zona, variará el tipo de comidas. En zonas serranas o montañosas, donde las noches son más frías, conviene hacer las comidas más pesadas a la noche, a fin de evitar esa pesadez durante el calor del día, y estar mejor preparados para soportar el frío nocturno. Lo mismo sucede si nos hallamos, por ejemplo, de caminata o en bicicleta.

 

Algunas actividades divertidas y educativas:

Muchos acampantes coinciden en que unas tortas fritas o un pan amasado y cocido a las brasas son un manjar incomparable, sobre todo por el entorno en que se disfrutan. Estar fuera de un ambiente usual hace que nos interesemos por cosas que en casa nos parecerían ordinarias. Una de ellas es la cocina, y es una buena forma de enseñar a los más chicos.

Amasar un pan de cazador: realizar la masa tradicional del pan, cuando esté para la cocción amasar un chorizo de unos dos a tres centímetros de espesor, enroscarlo en una rama verde y cocerlo sobre un fuego moderado hasta que esté dorado.

Recoger frutos silvestres: sirve para que los niños aprendan cuáles son comestibles y cuáles no lo son. Por ejemplo: frutas, hojas para infusiones (como menta, manzanilla, cedrón, etc.), hongos, raíces, etc.

Improvisar un horno: en el capítulo "Técnicas de acampe" se ilustra una posibilidad. Otra es confeccionarlo con una lata: Se voltea la lata sobre la comida cubriéndola y se colocan sobre ella y alrededor brasas. A pesar de su imagen, es muy efectivo.

Crear utensilios de cocina: pueden tallarse en madera cucharas, o armar trípodes para cocinar. Para esto último, seleccionar tres ramas fuertes, colocarlas en paralelo y realizar en uno de sus extremos un amarre redondo (ver amarres en el capítulo "Técnicas de exploración"). Luego pararlo como un trípode y colgar de él con una rama o soga la olla.

El fuego

El fuego es el núcleo del campamento, y la hora de comer es uno de los momentos en los que más se comparten experiencias y vivencias. Este lugar debe ser en un lugar agradable, ya que es en torno a él donde todos se reúnen y donde generalmente se cocina. El fuego nunca debe dejarse solo, siempre debe estar contenido y controlado, y DEBE HACERSE SOLAMENTE EN LUGARES PERMITIDOS. Es mejor aprovechar un lugar donde ya se ha hecho un fogón que crear uno nuevo, lo que provoca una nueva agresión al suelo. Un procedimiento conveniente es retirar la capa de pasto que cubre el lugar donde estará el fuego y luego colocarla nuevamente una vez desarmado el campamento.

El fuego puede controlarse de dos maneras: haciéndolo en un pozo en el suelo, lo que dificulta su manejo y puede ser riesgoso, sobre todo en algunos lugares como la patagonia andina, en los que el suelo tiene una gran concentración de materia orgánica inflamable. La otra es rodeándolo de una pirca de piedras, que suele ser más conveniente, aunque debe estar bien hecha para evitar que se caiga y lastime a alguien.

 

Corredor: da poca llama y es apropiado para cocinar porque se lo puede manejar con facilidad.

Cruz: da poca llama y poco humo, y puede ser alimentado fácilmente, incluso desde la bolsa de dormir si se duerme a la intemperie.

Pirámide: da mucha llama y mucha luz, pero es difícil de controlar y consume mucha leña.

Reflector: este fuego es efectivo cuando hay viento, porque tiene su propio reparo. Además se auto alimenta con los troncos que van cayendo del reflector, pero su construcción no es tan sencilla como los otros.

Polinesio: este fuego permite controlar las llamas a la vez que se va secando la leña para alimentarlo. Se utiliza cuando hay mucho viento y no hay mucha leña seca. Por estar semi enterrado no da tanta luz ni tanto calor.

Pirámide

Pagoda

Corredor con piedras

Corredor con maderas

Estrella

Reparo

No todas las maderas calientan y arden de la misma manera. Conocer sus propiedades ayuda a elegir correctamente el combustible para nuestra cocina o fogón.

Maderas duras (compactas y pesadas) Propiedades
Quebracho, algarrobo, piquillín, lapacho Poca llama, mucha brasa, gran duración
Maderas semiduras Propiedades
Eucalipto, tamarisco, coníferas Buena llama, brasa regular, duración media
Maderas blandas (livianas y porosas) Propiedades
Sauce, álamo, aromo Buena llama, poca brasa, poca duración

Conservación de los alimentos

Hay algunas técnicas sencillas que ayudan a prolongar su frescura. Una de ellas es colocar los alimentos perecederos en una bolsa de nylon y sumergirla en el agua (de un lago o arroyo). Otra es enterrarlos en un pozo a la sombra. Una tercera es colgarlos de una rama en algún lugar ventilado y a la sombra. Por último, también es efectivo cubrirlos con ramas de intenso follaje previamente humedecidas y dejarlos a la sombra. Los alimentos nunca deben dejarse directamente sobre el suelo o al alcance de alimañas o roedores.

Cuidados y tratamiento de la basura y los residuos

Dejar el lugar en mejores condiciones que cuando lo encontramos debe ser una de sus máximas. La mejor manera de tratar la basura es evitarla. Al seleccionar nuestro menú y las cosas que llevaremos, hay que pensar en lo que menos residuos produce. La basura y los residuos siempre deben transportarse hacia algún basurero y no dejarlos en el sitio, ni siquiera ocultos. Si debemos enterrar residuos, solo debe ser MATERIAL ORGÁNICO (restos de comida, yerba, etc.). Conviene hacerlo en lugares con follaje y no en suelo arenosos o rocosos, que ofrecen bajo grado de descomposición. Los plásticos y sus derivados NUNCA deben enterrarse ni dejarse en el sitio ya que su descomposición es virtualmente nula. Las latas tampoco, pero si es indispensable hacerlo conviene quemarlas, lo que acelera su degradación. Nunca hay que enterrar basura cerca del fuego o de los lugares de aprovisionamiento de agua. Tampoco cerca de los caminos o lugares más agradables para instalarse, ya que otros que lleguen detrás nuestro pueden encontrarse con desagradables sorpresas.

Las ollas y trastos de cocina nunca deben lavarse directamente en los arroyos o lagos. Es preferible retirar un poco de agua, lavar y luego verter todo en el suelo, alejado de la vista y si es posible en un pozo, lo que acelera el filtrado de los líquidos. Conviene usar jabón blanco en lugar de detergente. Si se opta por éste, debe ser lo más biodegradable posible. Igualmente, para aquellos acostumbrados, la arena o un poco de tierra restregada con unos yuyos se convierten fácilmente en un excelente método para lavar.

Anunciá en ACAMPANTE.com