Capítulo 8: Técnicas de supervivencia

Capítulo 8: Técnicas de supervivencia

Hay algunas técnicas y procedimientos que debemos conocer para actuar cuando no contamos con las comodidades de la vida diaria. De ellos puede depender nuestra supervivencia. Pero entender los principios básicos de supervivencia le servirá mucho más que memorizar técnicas. Ante una situación de supervivencia, permanezca tranquilo. El desconocimiento o el susto hacen ver las cosas más peligrosas de lo que realmente son. Las mayores condiciones de la supervivencia son la tranquilidad mental y la fuerza de voluntad.

Armado de refugios o vivacs

Un refugio ayudará a sentirnos seguros, a darnos cobijo y a disminuir la sensación de peligro, mucho más si junto a él logramos hacer un buen fuego. Prácticamente todos los elementos naturales sirven para improvisar un refugio: ramas, troncos, nieve, hielo, rocas, etc.; aún más si contamos con un nylon grande y unas cuerdas. No hay modelos, ni recetas, todo depende de sus posibilidades e ingenio. El lugar para armar un refugio debe elegirse con las mismas consideraciones que el lugar para armar una carpa (ver capítulo 5: Técnicas de acampe). (ilustración de varios tipos de refugios).

Obtención y potabilización de agua

Después de conseguir refugio, la mayor necesidad es aprovisionarse de agua. Si no la hay, debemos conseguirla, y una vez obtenida, potabilizarla. Hasta la orina y el agua de mar se pueden potabilizar. En zonas húmedas, cercanas a depósitos de agua, cave un pozo hasta que ésta aparezca. Retírela y espere a que se llene nuevamente, y repita varias veces esta operación. Esto permitirá obtener un agua más limpia y pura. Las dunas playeras parecen sumamente secas, pero el agua está a poca distancia de la superficie. Cave en el punto más bajo. En un arroyo, siempre hay que beber del agua que corre, y nunca de la quieta, por más clara que parezca.

Si contamos con un nylon o tela impermeable es posible recoger el agua de lluvia. El rocío matinal se puede recoger de las plantas del suelo con un pañuelo que luego se exprime en un recipiente. Es un método lento, pero funciona. La vegetación indica presencia de agua, así que es más efectivo buscarla cerca de ésta. Meter una rama o muchas hojas en una bolsa de nylon y dejarla al sol hace que la humedad condense por la diferencia de temperatura, y se deposite en el nylon. Muchas plantas, especialmente las de hojas carnosas, como los cactus, contienen mucho agua, que se desprende al masticarlas.

Una vez obtenida, el agua debe potabilizarse. La manera más efectiva es hervirla o destilarla. El agua de mar puede destilarse colocando un trapo sobre el recipiente en el que la hervimos. Cuando se humedezca mucho con el vapor, retire el trapo, espere que se enfríe y retuérzalo en un recipiente. En casos extremos, estos principios pueden aplicarse hasta para la orina. Quizás no siempre sea posible hervir o destilar el agua que obtenemos, pero seguramente podremos filtrarla. Puede improvisarse un filtro con una media: coloque por capas dentro de ella arena fina, luego carbón vegetal, luego arena más gruesa, y otra capa más de carbón. Vierta lentamente el agua en ella, para que actúe como un filtro para café. No beba las primeras filtradas, hasta que los materiales del filtro se limpien.

Obtención de alimento

La manera más fácil de obtener alimentos es directamente recoger frutos silvestres, siempre cuidando de que sean conocidos. Si sus hojas y frutos son comestibles, es muy probable que sus tallos y raíces también. Cazar o pescar sin equipo y sin práctica es difícil, pero seguramente la necesidad nos dará la paciencia y la habilidad necesarias.

Con una rama se puede improvisar un arpón, y si contamos con una camiseta, hasta una red -atando la camiseta al final de una rama curvada-. Con palillos o juncos y cuerdas se pueden fabricar trampas y redes para peces de varios tipos, y con algo de paciencia, se pueden hacer trampas naturales, como atolladeros, en los que será más fácil atraparlos. Los moluscos como almejas y mejillones deben cocinarse. Hiérvalos por lo menos cinco minutos con sus caparazones y no coma los que no se abrieron, que seguro están en mal estado.

También es posible fabricar trampas para pequeños animales, como conejos, palomas, roedores, etc., pero requieren de MUCHA paciencia y algo de suerte. La mayor parte de los invertebrados son comestibles: hormigas, abejas, polillas, escarabajos, caracoles, lombrices, etc. Son una gran fuente de proteínas y son el alimento más fácil de recoger, aún más que pescar o cazar. Debe retirarles las alas, las patas y los aguijones. Trate siempre de cocinarlos, aunque sea asados al fuego. Si no es posible, intente molerlos con una piedra. No coma los de colores brillantes, sobre todo el rojo, ya que generalmente esto indica que son venenosos. Tampoco intente comer avispas.

Supervivencia extrema

En el mar: nunca abandone una embarcación a menos que sea absolutamente necesario. Si debe hacerlo, permanezca cerca de la misma, ya que una vez hundida suelen salir a flote objetos que sirven de flotador. No infle su chaleco antes de entrar al agua, y asegúrese de que está correctamente ajustado. No se desespere si no tiene chaleco, ya que los seres humanos flotan. No gaste energías inútilmente luchando contra el oleaje o la corriente si no está cerca de la costa. Conserve la calma para relajar el cuerpo y adoptar la postura necesaria. Si está en grupo, forme una rueda con el resto de la gente tomándose por los hombros y coloque a los pequeños o a los heridos en medio. Esto aumenta la flotabilidad y la visibilidad del grupo. Si flota solo, adopte la posición HELP (sigla en inglés de Heat Escape Lessening Posture), que reduce la pérdida de calor: encoja las piernas contra el cuerpo cruzando los tobillos y cruce los brazos sobre el pecho. Nunca se quite la ropa mojada, ya que actúa de barrera manteniendo más alta la temperatura del agua entre ella y nuestro cuerpo. Luche contra el sueño, producido por el cansancio y el frío del agua, que es el primer paso antes de la muerte.

En la nieve: el mayor peligro en las zonas nevadas es el frío. Éste aumenta por efecto del viento, así que siempre trate de protegerse del viento. En una tormenta de nieve, el camino parecerá igual en todas direcciones, por lo que siempre es esencial tener dispositivos de orientación (brújula, GPS, etc.). Proteja sus manos, orejas y nariz del frío, ya que son las zonas que más rápidamente se congelan. Reduzca la distancia entre miembros del grupo, si es necesario casi hasta tocarse. Camine muy lentamente y a paso seguro. No se detenga a menos que encuentre una protección. Considere que construir un refugio en la nieve requiere tiempo y esfuerzo. Si debe cruzar superficies inestables, como lagos congelados, aumente la superficie de apoyo: arrástrese o camine en sobre sus pies y manos. Tenga más cuidado en las estaciones templadas ya que el peligro de grietas o desprendimientos de nieve son mayores.

Señales y códigos de emergencia

Existen códigos y señales internacionales para comunicarse. Uno de sus usos es en casos de emergencia, ya que son comprensibles por mucha gente, sin importar que lengua hablen o en que país se encuentren.

Código Morse:

Puede ser de varios tipos: sonoro (ejecutándose con un silbato, etc.), visual (con una linterna), etc. Pero siempre su cifrado es el mismo. Las letras se forman con combinaciones de puntos y rayas. Hay dos reglas nemotécnicas para recordarlo: por palabras asociadas (la raya corresponde a las vocales con o y el punto al resto - a = . - = asno) o bien haciendo grupos de letras opuestas por los signos ( m = - - / . . = i )

Letras.

  • A . -
  • B - . . .
  • C - . - .
  • D - . .
  • E -
  • F . . - .
  • G . . -
  • H . . . .
  • I . .
  • J . - - -
  • K - . -
  • L . - . .
  • M - -
  • N - .
  • O - - -
  • P . - - .
  • Q - - . -
  • R . - .
  • S . . .
  • T -
  • U . . -
  • V . . . -
  • W . - -
  • X - . . -
  • Y - . - -
  • Z - - . .

Números:

  • 0 - - - - -
  • 1 . - - - -
  • 2 . . - - -
  • 3 . . . - -
  • 4 . . . . -
  • 5 . . . . .
  • 6 - . . . .
  • 7 - - . . .
  • 8 - - - . .
  • 9 - - - - .
Anunciá en ACAMPANTE.com