Relatos de Viajeros

Relatos de viajes » Fotos de viajes »

Registrate o iniciá sesión para compartir tus experiencias de viajes con todo el mundo

Visita a la ciudad de Baradero

Relato de María Elena - Publicado el 24/04/2009

Lugar de partida: Bahía Blanca (Buenos Aires)
Lugares visitados:

Viajeros: Mary y Jan Geertsen

Vehículo: Kangoo
Alojamiento: Camping Barrancas de Baradero


Ver comentarios (0) »

Estuvimos acampando sobre las barrancas de Baradero, justamente en el lugar que seguramente los indios originarios del lugar, los Chaná y Mbiguay, utilizaron como un gran mirador defensivo para controlar lo que sucedía más allá de la pampa ondulada, en el gran Delta del Paraná. Al igual que nosotros observaban, al pié de las barrancas, el río Arrecifes, luego el Baradero y allá a lo lejos el Paraná de las Palmas.

Si bien ya sufrían el avance de los españoles, fue por el año 1615 cuando se les terminó definitivamente la suerte, la de poder disfrutar de este bello lugar, y la libertad de ir venir a su antojo; porque entonces se estableció una “reducción” forzosa de una cantidad de ellos, y se inició otra historia, que llega hasta nuestros días.

En 1516 Hernandarias da otro paso y constituye la Encomienda Real Santiago del Baradero, y designa como jefe al ya afincado vecino Bartolomé Pinto y como “cacique principal” al indio Bartolomé (¿coincidencias?). No está del todo claro cuando se comenzó a escribir Baradero con B larga, porque en realidad el término se refiere a la tendencia a quedar varados de los navíos en el río por su poca profundidad, pero en algún punto, o a lo mejor desde el inicio, el error ortográfico le dio su originalidad definitiva al nombre.

Según nos dice un escrito de la Dirección de Turismo: “En los comienzos del 1800, esta región, por la riqueza de sus tierras se fue poblando por blancos o “criollos”, que fueron con sus estancias ocupando las mejores zonas del pueblo, expulsando a los indígenas, quienes quisieron recuperarlas, pero fue en vano.”

En 1810 los indios ya eran historia, y la población estaba predominantemente compuesta por españoles, criollos y esclavos. Y en 1856 se radica en la zona la primera colonia agrícola del país, de origen suizo, en “el Rincón de Arrecifes”. Ellos fueron los que labraron con su esfuerzo buena parte del curso futuro de la localidad.

Y allí mismo, en la zona de la “Colonia Suiza”, al noroeste del centro de la ciudad, tuvimos el privilegio de estar en la “Quinta de Bini”, o el camping Barrancas de Baradero. Fuimos al Encuentro de campistas organizado por el Club del Acampante, y nos sorprendimos gratamente por el hermoso parque, con variedad de árboles llenos de pájaros, detalles de buen gusto, y todo ubicado sobre un barranco espectacular. Para los interesados en el Encuentro ver el relato que sigue “Encuentro de acampantes en Baradero”.

El lunes posterior al encuentro nos quedamos a conocer un poco la ciudad. Y sin tiempo suficiente para visitar todos los lugares indicados por la Dirección de Turismo, por vocación recorrimos en detalle la zona costera, que se inicia donde el río Arrecifes irrumpe en el río Baradero, y se extiende por la costa de este último hasta más allá del puerto.

Entre un camino costanero, asfaltado en buena parte, y el río se suceden unos cuantos campings recreativos de la ciudad. El mayor es el municipal, realmente grande y que funciona en verano también como balneario. Tiene un área de acampe que impresiona bien, aunque suponemos que en la temporada alta puede haber cierto descontrol, inevitable en lugares donde se junta mucha gente. Diferentes gremios o entidades ocupan el resto de la costa con sus propios campings, la mayoría abiertos a todo público, mantenidos con diferente grado de prolijidad y servicios. (ver en este sitio el siguiente vínculo: http://www.acampante.com/resultados-campings.asp?busca=localidades&id=302

Toda la costanera es una atracción hermosa y se nota un buen cuidado de la misma. El puerto, hoy por hoy, es un paseo y solo sirve a las barcazas areneras y otra que transporta a la gente de las islas, sobre todo a los niños a la escuela.

Sobre el río nos dice la Dirección de Turismo: “El Río Baradero pertenece al Delta del Paraná, es un brazo del mismo. Nace en el puerto de San Pedro, precisamente donde está ubicada la balsa, y desemboca en el Paraná de las Palmas….”Es bastante parejo en su extensión ya que a lo largo de su recorrido tiene entre 85 y 90 mts de ancho.”
“También es ideal para la práctica de deportes náuticos, tales como: remo, vela, esquí acuático, jet esquí, motonáutica etc. Y para los amantes de la pesca ofrece muy buenos ejemplares de agua dulce como patí, surubí, boga, dorado, bagre blanco, armado, carpa, tararira, mojarrita.” Debemos decir, que por nuestro contacto con algunos pescadores, al menos en la época de nuestra visita, la pesca se reducía más a un entretenimiento que a una pesca variada como la descripta.

En la ciudad, nos llamó la atención las calles arboladas y la tranquilidad del movimiento de sus habitantes, muchos en bicicletas. El Parque Sarmiento, cerca del Paseo del Puerto, es un hermoso lugar para visitar de día. Posee variedad de especies de árboles que crecen en sus tierras onduladas. Fue diseñado por el paisajista Carlos Thays. El lema del Municipio es “Baradero, un sitio para la gente.”

Comentarios sobre Visita a la ciudad de Baradero

No hay comentarios aun

Completá el formulario para dejar tu comentario

Anunciá en ACAMPANTE.com