Relatos de Viajeros

Relatos de viajes » Fotos de viajes »

Registrate o iniciá sesión para compartir tus experiencias de viajes con todo el mundo

En bici por San Juan

Relato de Cristian - Publicado el 18/10/2009

Lugar de partida: San Juan (San Juan)
Lugares visitados:

Viajeros: Cristian Revestido

Vehículo: Bicicleta
Alojamiento: Casa de huéspedes, garaje y camping libre


Ver comentarios (4) »

En bici por San JuanLlegué el viernes 10 de Julio por la mañana a la terminal de ómnibus de San Juan, armé la bici y salí al pedal hacia el Dpto. de Rivadavia (San Juan Oeste), donde me esperaba Maria Eugenia, a quien contacté previamente por Internet para pasar esa primera noche. Hacía frío y un viento arremolinado barría el polvo de las calles.

Maria Eugenia fue muy amable en todo momento, y su casa resultó muy confortable y siempre bien cálida. En la casa de Euge lo conocí a Mariano, quien también llegó en bici, pero desde Ushuaia, recorriendo el país de punta a punta. Decidimos partir juntos al día siguiente hacia las Termas de Talampaya, así que compramos las provisiones necesarias y luego preparamos una cena de despedida en agradecimiento por la camaradería de Euge. Debo mencionar que debí modificar mi itinerario a cambio de viajar en compañía, lo que a fin de cuentas resultó mejor.

Al día siguiente cerca del mediodía, luego de preparar el equipaje sobre las bicis, partimos a bajo ritmo y charlando, y llegamos a Talacasto al anochecer.

Justo antes del desvío hacia las termas, junto a la RN nº 40 existe un pequeño kiosco solitario, atendido por Luis, ex trabajador minero, donde nos proveímos de agua, pan casero y queso. Arriba del carro que ofrece también lomos, hamburguesas y choris, hay una bandera argentina que flamea torciendo el mástil de caña. Detrás, unas casas en ruinas se convirtieron en su nuevo hogar desde hace menos de dos meses. Los mineros y viajeros que pasan por allí están agradecidos, ya que Luis les ofrece agua para que beban, aunque no compren agua mineral.

En bici por San JuanAcampamos dentro del pequeño centro termal, el cual se encontraba abandonado a causa de la pérdida de temperatura del agua. El lugar no amerita la visita. Los sanjuaninos más supersticiosos dicen que uno se encuentra con el diablo allí, pero más temíamos encontrarnos con el ciruja que suele habitar el lugar.

A la mañana siguiente decidimos separar nuestro rumbos, ya que Mariano deseaba llegar hasta el PN El Leoncito, y yo no disponía del tiempo suficiente si quisiera visitar luego Talampaya e Ischigualasto. Ese día debí recorrer más de 100 Kms. atravesando el desierto, con el fin de llegar al próximo pueblo donde pasar la noche; soplaba el Zonda, que le devolvió el calor del verano a la ruta.

Cerca del anochecer, a 10 Kms. de San José de Jáchal, decidí desviarme por una calle de tierra y acampé en un pequeño barrio, detrás de una casa deshabitada.

A la mañana siguiente me desperté con la sorpresa de haber pinchado la rueda trasera. Luego del desayuno hice la reparación, pero al terminar de montarla en la llanta percibí una pérdida de aire en la válvula y no tenía más cámaras de repuesto; las cámaras con válvula fina son difíciles de conseguir. No quedó otra opción que seguir a pie hasta Jáchal. Por suerte a mitad de camino me crucé con Alejandro, un ciclista de la zona de ocupación zapatero, quien insistió en revisar la rueda y se ofreció a repararla de gauchada para que pueda continuar.

Al llegar a Jáchal decidí alojarme en el Plaza Hotel, donde sería el único huésped, mientras dejé a Pepita (mi bici) en una bicicletería cercana para ampliarle el orificio de la válvula en cada llanta.

Esta ciudad se halla sobre una planicie regada por el río Jáchal, y se accede por el Paso del Portezuelo, entre extensas viñas y olivares. Su aspecto edilicio es una conjunción de antiguos edificios coloniales, muchos de los cuales de adobe, con algunas edificaciones más modernas.

En el centro, frente a la plaza centr al, hay que visitar la Iglesia de Jáchal, en la que se encuentra un curioso Cristo negro con cabello aborigen.

A la mañana siguiente pasé a retirar a Pepita, le cargué nuevamente el equipaje encima y salí cerca del mediodía rumbo a Guandacol, Provincia de La Rioja; hoy me esperaba otro gran tramo. El camino ofrece curvas cerradas, pasos estrechos, un túnel angosto, cuestas que se compensan con buenas pendientes, el dique Los Lisos al oeste, y hermosas vistas de La Ciénaga desde el mirador Cuesta de Huaco, un área protegida con riqueza paisajística y natural, rodeado de cerros y atravesado por el Río Huaco. Allí me detuve en el Centro de Interpretación de este sitio natural, donde Alejandro me recibió y me mostró la “jaula voladora” de aves y el corral de llamas, mientras explicaba las tareas varias que se desarrollan en el lugar.

En bici por San JuanSeguí hacia el norte rumbo a La Rioja, deteniéndome sólo en el pueblo de Huaco para almorzar y visitar su viejo molino, monumento histórico nacional que data desde 1790 y forma parte de “la Ruta de los Molinos”. Como en todo pueblo, al mediodía no queda nadie en la calle, y visitar el molino tan solitario fue algo especial.

Finalmente crucé a La Rioja mientras caía noche, y me alojé en una casa de huéspedes en la ciudad de Guandacol, donde la Sra. Irma me atendió muy amablemente y por la mañana me preparó un desayuno con tostadas y mermelada casera de durazno.

Restaban unos 45 Kms. hasta Villa Unión, desde donde retornaría hacia el sur, pasando por PN Talampaya y más tarde Ischigualasto, hasta llegar a San Agustín de Valle Fértil.

Llegué exhausto y era hora de comer, así que paré en una heladería, donde disfruté de un exquisito sundae de crema y frutas tropicales, uno de los mejores helados que he probado. Luego ascendí al mirador, ubicado a una cuadra de la plaza central sobre una loma desde la cual se aprecia un bello panorama de cultivos y arboledas enmarcadas al fondo por cerros nevados, entre ellos el Famatina.

Recomendación: Viajar en invierno, abrigarse bien por la mañana y la noche, disfrutar el clima primaveral durante el día. El viento y los cielos diáfanos son habituales en la región. El estado de las rutas es muy bueno, aunque abundan las zonas de badenes. Llevar siempre agua de reserva.

Comentarios sobre En bici por San Juan

Hola, me encanto tu historia!!! justo tengo en mente hacer exactamente el mismo viaje (en bici) y bueno me encontre con este blog, te queria si se puede ingresar a los parques nacionales, con la bicicleta.

Alejandro | San Justo. Buenos Aires.  | 24/05/2011

felicidades cristian! muy buen viaje...es hermoso san juan, se nota que estoy enamorado de mi provincia? jeje, sabés que estoy planeando un viaje en bici desde mi casa en rivadavia (san juan) hasta san josé de jachal,es muy similar a tu viaje, son aprox 160km y te quiero preguntar: a que velocidad promedio vas en bici? que consejo me podés dar? debo llevar algun tipo de alimento en especial? hace un año que ando en bici pero 100pre me gustó, tengo 31 años, calcuLé que viajando a una velocidad de 20km/hr en un poco más de 7hrs llego, estoy en lo correcto? desde ya gracias por tu ayuda y lo que necesites podés contar conmigo, saludos desde san juan FERNANDO

fernnado pedrozo | rivadavia. san juan.  | 21/04/2010

Me encantó tu viaje Cristian!!! Creo que la forma en la que decidiste hacerlo te dió mucha libertad y la posibilidad de estar más en contacto con el paisaje. En esencia, pudiste "vivirlo". Te felicito y te agradezco por compartilo.
Irene
Gral. Pacheco

Irene | Gral. Pacheco-Tigre . Bueneos Aires.  | 01/01/2010

Completá el formulario para dejar tu comentario

Anunciá en ACAMPANTE.com