Relatos de Viajeros

Relatos de viajes » Fotos de viajes »

Registrate o iniciá sesión para compartir tus experiencias de viajes con todo el mundo

Relato del Encuentro de campistas en FATICA

Relato de Jan Ernesto - Publicado el 11/11/2010

Lugar de partida: Bahía Blanca (Buenos Aires)
Lugares visitados:

Viajeros: Mary y Jan Geertsen

Vehículo: Kangoo
Alojamiento: Dormis del compljeo FATICA


Ver comentarios (5) »

Vicente Villalba era solo un adolescente cuando salió de Tostado, su pueblo natal en Santa Fe, para ir a probar suerte por otros rumbos. Recaló en el partido de Exaltación de la Cruz, en un paraje casi desconocido, Parada Robles, a pocos Km de la ciudad de Capilla del Señor. Fue el hijo número trece de su madre, y el último de ellos. Vicente Villalba

Trabajó toda su vida como albañil, con su primera mujer tuvo seis hijos, que ya le han dado nietos, y ahora vive con su nueva compañera con quien ya tiene otros cuatro hijos (tres mujeres y un varón). Pero su pasión pasa por el folclore, y es profesor de baile y zapateo criollo en la zona. Cuento esta pequeña historia, porque el sábado por la noche y el domingo al medio día, Villalba con su mujer, hijas e hijo, mas alguno de sus alumnos nos ofreció su arte, y luego lograron hacernos bailar a todos los presentes. Como suele suceder, hubo revelaciones destacables: el Paki que resultó zapateador de malambo como el mejor, con lo que se desmiente que su única pasión es insistir en conservar y viajar en un viejo Dodge 1500 atado con alambres, el ya famoso Tanque Felino. Eso además de resaltar que nos asó una gran cantidad de pollos a la parrilla que disfrutamos el sábado por la noche, regados con unos vinos espumantes excelentes que nos enviara de regalo Javier de Neuquén, como una forma de estar presente ante su imposibilidad de concurrir. Otra sorpresa fue verla bailar chamamé a Susana, la mujer de Héctor, amigos de Rosario.  Baile

Pero esta pequeña anécdota va en otra dirección, ya que el domingo, luego de que se repitiera todo el baile y zapateo, charlando con don Villalba le pregunté cómo lo había pasado, y vi asomar lágrimas en sus ojos verdes, incrustados en un rostro bien criollo heredado de su madre. Confesó que nunca se había sentido tan reconocido por su arte en el pueblo en toda su larga vida, y que llevaría para siempre estos días en su memoria. “¿Qué otra cosa nos llevamos de la vida que no sean estas alegrías y buenos momentos?”, me expresó con sincero agradecimiento, cuando era yo el que se había acercado para agradecerles su aporte a nuestra fiesta.

Parte del reconocimiento se debió quizá al resultado de “el pase de la gorra” que organizó Raúl para compensar el esfuerzo de los bailarines, lo que de ninguna manera había sido condición para su generosa presentación, que ofrecía “por puro gusto nomás” y porque se lo pidió el maestro de escuela, el amigo Eduardo de Fátima como gusta postear en el foro de este Sitio. Eduardo de Fátima

Y es que todo se inició con una invitación cursada en el foro por Eduardo, quien se ocupó de encontrar un lugar realmente agradable: el complejo de FATICA (Federación Argentina de Trabajadores de la Industria del Cuero) ubicado en Parada Robles sobre la RN8, km 76. Este puntapié inicial luego se potenció con la difusión por el News Letter del Club del Acampante, el portal y el propio foro, que logró ir adhiriendo campistas para que lo que nació de la idea de hacer un simple asado un domingo se transforme en un encuentro, con más de 40 personas asistiendo y disfrutando un par de días hermosos. Complejo FATICA

El lugar era amplio y muy bien arbolado, con áreas de acampe, de juegos, una muy linda piscina, varios quinchos, canchas de deportes diversos, un gran salón y un par de cuerpos con piezas tipo Dormis, que ellos llaman Hotel pero con baños compartidos. Todo enmarcado en un gran parque bien mantenido. Imposible no disfrutar del lugar que en principio es para los socios de los gremios federados, pero que al menos en esta oportunidad nos fue ofrecido, intervención de Eduardo mediante, como nuestra base del encuentro. Carpas en FATICA

El sábado se fue poblando el predio por los asistentes al encuentro, y otros tantos llegaron a pasar el día el domingo. Pero el denominador común fueron las mateadas bajo la sobra de enormes eucaliptos, las charlas fraternales, las picadas y mesas dulces al aire libre o en el quincho acondicionado para el evento.  Mientras, los chicos se divertían jugando por todo el predio y en la piscina, que se habilitó el sábado por la tarde y fue el refresco de los chicos, y no tan chicos, para apaciguar los efectos de los más de 30 grados de calor de ambas jornadas.  Mateadas en FATICA

Demás está decir que la cena del sábado y el asado del domingo fueron los momentos típicos de estos encuentros: buena mesa, buen apetito, mucho compartir y probar esto y aquello, sorteo de banderas del Club del Acampante, y los suvenires que trajeron varios de los asistentes, destacándose los hechos por María la mujer de Eduardo de Fátima y de Mariela de Granadero Baigorria. A Guillermo le tocó hacer el asado, y van…parece que siempre sale sorteado para esta misión, y la verdad es que se lo nota disfrutando tanto lo que tan bien hace, y recibe tantos aplausos, que ya se está transformando en un clásico: el asado de Guillermo. Asado del domingo en FATICA

El domingo se moría lentamente, y a modo de prolongar el hermoso fin de semana compartido, fueron varios los que retacearon la retirada hasta ya entrada la tarde noche. Luego todo se fue reflejando en el foro, así que los invitamos a leer Ecos del Encuentro aquí: http://acampante.com/foro/viewtopic.php?f=52&t=1024

Jan

Comentarios sobre Relato del Encuentro de campistas en FATICA

Me encantó el relato... lo leí para Iris

Saludos.-

Juan José | Candelaria. Misiones.  | 30/07/2012

yo trabaje en fatica durante nueve años,ayer dia
19 de abril fallecio,el administrador el señor
Aldo Poccione,amigo personal
mi marido tambien trabajo,alli tengo recuerdos
muy lindos me gustaria pasar un dia

RAQUEL | capital federal. CAPITAL FEDERAL.  | 20/04/2012

Fue un encuentro muy bueno, donde reino la cordialidad, me parecio un encuentro bien de campo , donde la gente es muy amable y distendida.Nadie dirigia , todos eramos dueños de casa e invitados a la vez, nadie se sintio afuera.Espero que se sigan repitiendo estos encuentros que son como minivacaciones durante el año.Un agradecimiento en especial a Eduardo que fue el que propuso este encuentro timidamente y le salio espectacular.Muchos cariños a todos.

Silvia Gonzalez | La Plata. Buenos Aires.  | 12/11/2010

Completá el formulario para dejar tu comentario

Anunciá en ACAMPANTE.com